sábado, 26 de mayo de 2012

Serna recula con la evaluación externa

La Consejería de Educación decidió ayer suspender la evaluación externa que había encargado a la Fundación Europea Sociedad y Educación. Los representantes de las asociaciones de padres ya habían dicho el miércoles que no era el momento de añadir un examen más al calendario de junio. Y los directores de Primaria y Secundaria, que hace diez días pidieron a la Consejería que retirara la prueba, ratificaron ayer su posición.

El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, asumió el jueves la posición del consejero de Educación y aseguró que la evaluación externa no era «absolutamente imprescindible». Aunque el jefe del Ejecutivo defendió la iniciativa lanzada por Miguel Ángel Serna - «sólo buscábamos mejorar la calidad», dijo-, el temor a que el examen saliera más caro en términos políticos que económicos le obligó a replantearse el proyecto. «Vamos a razonarlo», aseguró. «Les escucharemos y tomaremos las decisiones de manera sosegada y razonada».

Así que los comités de directores de Infantil-Primaria y Secundaria acudieron ayer a la sede de Educación para repetir unos argumentos que eran de sobra conocidos porque ya los habían expuesto cuando pidieron al Gobierno que retirase la prueba. Por ejemplo, esgrimieron que la evaluación externa no estaba reglada y además coincidía en el tiempo con la prueba PISA, la de diagnóstico interna, la Trinity -para alumnos del programa bilingüe- y los exámenes de fin de curso.

Dos horas después de la reunión con los representantes de los directores de centros, el Gobierno anunciaba oficialmente la decisión que la comunidad educativa esperaba. Así que la evaluación externa no se desarrollará «este curso» y el dinero que iba a cobrar la Fundación Europea Sociedad y Educación se asignará a «programas y proyectos de atención al alumnado con necesidades educativas especiales, sobre todo para alumnos con discapacidad».

Un paso hacia el consenso

El portavoz del Comité de Directores de Infantil y Primaria, Manuel Pérez Marañón, aplaudió la «inteligente decisión» del consejero. «Políticamente, el Gobierno no va a quedar en una situación muy embarazosa, y nosotros podremos evitar el conflicto con las familias y una prueba que en muchos casos iba a distorsionar los centros», explicó Pérez
Marañón.

El departamento de Educación del Gobierno regional está siendo el más castigado por las protestas y las manifestaciones -casi una veintena en lo que va de curso-. Ahora, tres días después de la huelga en Educación, la Consejería rectifica una decisión controvertida y abre un camino de futuro hacia el diálogo y el consenso. «Esto puede ser un paso para demostrar que a veces no sólo nos escuchan, sino que también nos hacen caso», analizó Pérez Marañón.

El portavoz de los directores de Secundaria, Pedro Ruiz Moya, valoró también de manera «muy positiva» la decisión del Gobierno. «Corregir por iniciativa propia cuando uno se equivoca es conveniente, pero hacerlo a instancia de los que conocemos las comunidades escolares, además de conveniente es necesario y acertado», afirmó Ruiz Moya, que no descartó recuperar la prueba en otro momento porque, en términos generales, no están en contra de la evaluación del sistema educativo. Eso sí, «es conveniente que en el futuro se discuta con los centros», avisó.

El presidente de la Federación de Asociaciones de Padres, Juan Vilches, aplaudió sobre todo el nuevo destino de los fondos y confirmó que «este momento puede ser un punto de inflexión en la política de Educación».

No hay comentarios:

Publicar un comentario